Avisar de contenido inadecuado

Experiencia sexual de un GIGOLO PERU, en Lima con Lía.

{
}

Recuerdo noches agitadas de un GIGOLO PERUANO , con los calores que muchas veces se desataban con nocturnidad y a un GIGOLO EN LIMA también le afectan , esos días calurosos como los de febrero por ejemplo, aquí en Lima más se siente, peor en la Selva, extendiendo los brazos en mi cama, para encontrar una piel amiga, una piel de mujer, con la que acurrucarme al abrigo de su calor dentro de mi cama, y dejar libres los sentidos, esos cuya primera señal de alarma, si se le puede llamar así, desembocan en una erección nocturna que parece te vaya a reventar ese preciado miembro que todos cuidamos en extremo, para cederlo al placer de cualquier dama que se cruzase en esos momentos en nuestros sueños. Ese verano en sí, andaba muy prendido, en términos de calle, andaba lo que se dice con muchas ganas, más de lo normal,...quizás la calma, la alimentación muy ligera, y la ausencia de stress, sólo tenía el gimnasio y el voluntariado de en la ONG, así también este trabajo de escort masculino, despertaba en mí ansias, como hacía tiempo no sentía.

GIGOLO EN LIMA TAGS:undefined
Ya se cumplían cienco años desde que rompí con mi casi novia, sí casi novia(los escorts hombres en Lima también tienen parejas), y había tenido contactos sexuales seguidos hasta mediados de septiembre, luego decidí y consultar un descanso a la agencia, me tomé un descanso de varios meses en los cuales tuve encuentros muy esporádicos...

Hasta que hace meses regresé a trabajar en esto nuevamente, para mi suerte las antiguas habían corrido la voz.

Así que esta vez me llamo Lía , me timbro 2 veces, vi mi celular y veía sus llamadas perdidas, luego imaginé que tal vez pueda volver a llamar así que tuve sostenido mi celular en mis manos, efectivamente llamó Lía más o menos a las 6p.m, quedamos en encontrarnos por Risso , Lince.

Nos encontramos cerca al hospital, ingresamos al hospedaje me acuerdo que en esos momentos me encontraba embriagando de su olor, tenía un perfume que olía muy bien. Dentro del cuarto una de mi mano apartó el pelo de su nuca, y comencé a besarla en la nuca y el cuello, sin dejar de apretarla de mi cuerpo, ella cogía o trataba de coger sobre mi jean, mi miembro,el meimbro de un GIGOLO PERU, que en ese momento sólo quería hacerle llegar al climax a Lía... Mis manos bajaron por delante desde los pechos, se pasearon por su ombligo, y a través de su blusa, al desabrocharla se distinguían sus bubis... Ella abrió ligeramente sus piernas para facilitarme el acceso, y empecé a acariciar su clítoris y comencé a besarlos los labios vaginales, hasta toparme con toda su humedad que lubricaba su deseado monte de Venus...Lía estaba empezando a disfrutar y a gemir, estaba muy relajada lo cual para mí resultaba mejor, su cabeza en en la almohada viéndome con esos hermosos ojos, rasgados... El frescor de la noche, y su aroma, me encendieron...Una noche de sexo placentero, donde la hice %u201Cmi mujer%u201D.


Lanzó su mano por detrás y me tomó mi miembro, y empezó a acariciarlo desde esa postura...Yo le besaba sus labios vaginales frescos como el mejor manjar y entonces giró sólo su cabeza hacia mí con los ojos semi cerrados de placer, y nuestras bocas se encontraron de repente, en una lucha apresurada de deseo y placer, dándonos un beso apasionadamente Lía, me menciona que lo hago bien que siga así, lo que a la vista o se podía percibir que estaba teniendo mucho placer y no se preocupaba de reprimirlo, seguí allí, agachado y con todo su sexo a la altura de mi cara, mi lengua se paseó por todas sus intimidades y se centró en succionarle su clítoris con suavidad pero con insistencia. Ella, abrió las piernas lo necesario, apoyaba sus manos en mi cabeza, y sus gemidos de placer eran realmente hermosos...Embriagado de su aroma genital y de su placer, mi lengua se entretuvo en recorrer toda su geografía del pubis, algo que tenía claramente olvidado ya, pero que recordé centímetro a centímetro sin dudar...

Escort Hombre en Lima TAGS:undefined

Apoyándome yo, el escort hombre lima, a su vez con mis manos cogidas a la barandilla, sin pensarlo un momento la penetré de despacio... Abrió un poco sus piernas...En esa postura, ella parecía disfrutar mucho de mis empujones, que de momento eran lentos pero muy profundos,... hacia adentro...Sus gemidos eran ostensibles al ritmo de mis empujones, y dejó caer su cuerpo contra el mío, notando en mi pecho el contacto de su pechos duros... Estábamos fusionados en un abrazo íntimo, ella por la altura de su cabeza me gemía a mi oído al ritmo de mis empujones y me susurraba "...así,... así,... oooohhh....." lo que aún me excitaba más si cabe. De repente, agarrándose fuertemente a mí, subió sus piernas por detrás y me rodeó mis caderas, asiéndose a ellas con fuerza en sus piernas... Esta postura me facilitó aún más mi penetración... Un beso largo y profundo acompañó su 4to orgasmo de la noche, luego de terminar pude ver de cerca lo bella que era y su cara de relax por el momento vivido.

Entonces procedimos a cambiarnos y ella a mencionar que seguramente en otras ocasiones me llamaría para repetir esa maravillosa experiencia.

Nos despedimos, caminando un par de minutos cuando volteo ella estaba ya a unos quince metros de mí rumbo al paradero.

Nos encontramos en varias ocasiones más, puedo decir que fueron agradables encuentros y satisfactorios tanto para mí como para ella.

{
}

Álbum de fotos de Experiencia sexual de un GIGOLO PERU, en Lima con Lía.

2 de 2

Ver fotos de Experiencia sexual de un GIGOLO PERU, en Lima con Lía.

{
}

Deja tu comentario Experiencia sexual de un GIGOLO PERU, en Lima con Lía.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre