Avisar de contenido inadecuado

Recuerdos de un gigolo peruano

{
}

Me contacto una mujer de 28 años ya hace 7 meses para salir a fiestas ya que su esposo pocas veces le daba tiempo, aparte de salir con ella quería que le hiciera mi mujer (es decir tener sexo con ella), su esposo era un tipo ocupado, tenía una empresa de artefactos electrodomésticos, tenía muchos trabajadores y cadenas a nivel nacional de Perú. 

VIDEO RELACIONADO:

Yo realizaba mi trabajo de gigoló eventualmente. Una ex clienta llamada Karina con la cual había compartido momentos extraordinarios y había tenido la dicha de tener el sexo más espléndido que un gigoló puede tener con una clienta, yo particularmente tenía sexo y diversión más no alcohol (ya que no bebo) con estos mujeres y señora. En una ocasión Karina me dijo que una amiga de ella estaba interesada en mí por lo que me comentó que era extranjera y que quería conocer los placeres del Perú, es así que la próxima semana escucho mi celular timbrar, era el número de Karina. Me recuerdo que ella me había hablado de su amiga y de su interés. Me imaginé que me llamaba por ese motivo, pero no, el motivo era que quería que volviéramos a tener sexo nuevamente.

Como otras veces me hice un espacio y luego de una hora llegue al punto exacto del encuentro y no fuimos a un hospedaje, solíamos variar el hospedaje. En cada lugar le hacía mi mujer y escuchaba sus gemidos tan provocadores y su aliento en mi rostro. Ella gritando de placer y yo haciéndole estremecerse una y otra vez besando sus pequeños senos.

Después de la tarde de sexo me preguntó que si me acordaba de su amiga, yo le respondí que sí , que la semana pasada me había comentado de ella (que era extranjera y que tenía interés por un gigoló peruano),ella me comentó que esa mismo noche llegaba y que la acompañe a recogerla, pero yo indeciso acepté. Aparte de su hombre o gigolo peruano casi personal de ella, era su amigo.


Es de ese modo que sí que llegamos hasta el aeropuerto y su amiga se puso a mi lado y me comenzó a hablar de sus ansias de conocer Perú y que le parecía atrayendo fuera de lo físico (ya que hago ejercicios) .
Ella me propone que la lleve a conocer Lima, que Karina dejaría sus maletas o equipaje en su hotel.


Yo acepto, le enseño Miraflores y por Surquillo le digo que tiene unas hermosas caderas, ella se sonríe. Luego me propone ir a un hotel, luego le pregunté si conocía a que me dedicaba es decir que yo era un tipo que trabajaba de GIGOLO EN LIMA, ella afirmó .Le dije que por esta vez no le iba a cobrar, pero para la próxima sí lo haría.

sexo con un gigolo peruano TAGS:gigolo peruano
En el hotel, me desnudé y le comencé a besar su pecho, pero para eso le quité la blusa primeramente. Ya luego le dije que tenía unos hermosos pechos, se los besé.


La empecé a desnudar ya luego de terminar de tener sexo y haberle dado seguramente peco de poco humilde, haberle dado una de las mejores experiencias en su vida.


Ya más tarde parece que ella estaba adicta a mí, ella sin quería seguir reuniéndose conmigo por lo menos todo el tiempo que estuviera en Perú.


Mi trato siempre fue extremadamente confidencial y también fui capaz de entender todas las mujeres deseos y sus ganas de tener un hombre para ellas y no una mujer para un hombre. O a veces estaba ocupado en mis ratos libres por las salida que tenía que hacer casi siempre.


Yo me encontraba llevando un doble vida de gigoló o escort hombre limeño y la de un tipillo normal.

{
}
{
}

Deja tu comentario Recuerdos de un gigolo peruano

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre